USHUAIA

Viviendas

Martínez Allende visitó obras de la cooperativa “Nuestro Techo”

La legisladora Liliana Martínez Allende visitó las viviendas que la cooperativa “Nuestro Techo” y “Casa Base” (ejecutora de la obra), construyen en el barrio Río Pipo de la capital fueguina.

Martínez Allende visitó obras de la cooperativa “Nuestro Techo”

Ushuaia, jueves 9 de agosto de 2018.- La legisladora Liliana Martínez Allende visitó las viviendas que la cooperativa “Nuestro Techo” y “Casa Base” (ejecutora de la obra), construyen en el barrio Río Pipo de la capital fueguina. La recorrida se dio en el marco de la finalización de obra de las primeras 10 viviendas construidas de un plan que contempla 39. La Parlamentaria impulsó, junto a la cooperativa, la concreción una Ley para comenzar la obra.

 

La cooperativa “Nuestro Techo” invitó a la legisladora del bloque UCR-Cambiemos, Liliana Martínez Allende a recorrer las primeras 120 viviendas realizadas por la cooperativa, bajo la modalidad de autoconstrucción. Cabe recordar que las familias que integran la cooperativa presentaron un proyecto en 2014, que se concretó luego de negociaciones en el Ejecutivo y la Nación.

 

En diálogo con Prensa Legislativa, la Parlamentaria se mostró satisfecha porque “este proyecto nació en conjunto con los integrantes de la Cooperativa, que recurrieron a la Legislatura para ver de qué manera podíamos ayudar, para que el IPV sea quien les financie la construcción de las viviendas, en conjunto con el Gobierno Nacional”.

 

Liliana Martínez Allende recordó que a partir de la sanción de la Ley provincial N° 1064 “ellos pudieron comenzar este barrio, que por ahora son 10 casas”, y destacó que, en principio, el Instituto les otorgó los fondos para la construcción de 5 viviendas, pero “ellos han hecho rendir muy bien el dinero y lograron construir 10 a la mitad del costo que les habían sugerido y totalmente terminadas, con materiales de calidad”.

 

La presidenta de la Comisión de Vivienda (5), resaltó: “Todos los materiales utilizados, han sido comprados aquí en Tierra del Fuego. Tenemos que destacar que los comerciantes de nuestra ciudad han sido muy responsables y han confiado en ellos y los han ayudado”. Mencionó la importancia del “compre fueguino” en este caso, ya que las Cooperativas tuvieron en cuenta que al comprar a los comerciantes de acá, “están dando trabajo a un fueguino”.

 

La referente del bloque de la UCR – Cambiemos aseguró que los integrantes de la Cooperativa “están orgullosos del trabajo que están haciendo”. Dijo que, desde el Parlamento, “buscaremos la posibilidad de continuar ayudándolos para que, de algún modo, puedan terminar. Estas 10 casas son parte de un proyecto de 39”, se esperanzó en la continuidad para finalizar con las 29 viviendas restantes.

 

Branca, agradeció a la referente del bloque de la UCR – Cambiemos, por “su voto a favor de la Ley provincial N° 1064, por la cual pudimos acceder a la financiación que nos permitiera construir nuestros hogares”, dice en la misiva enviada al Parlamento.

 

“Fue un camino largo” comenzó, al recordar cómo comenzó el proyecto. “Empezamos con los encuentros de inquilinos, nuestra intención era poder incidir para que se regulara el costo en el mercado inmobiliario de alquileres y nos dimos cuenta que esto era imposible, que la forma era a través de la Ley de oferta y demanda. Si aumenta la oferta de viviendas, merma la demanda e indefectiblemente bajan los costos, por esto decidimos meternos en el mercado”, detalló a Prensa Legislativa.

 

Branca contó que comenzaron a trabajar en un proyecto de construcción de viviendas de forma más económica, a través del estímulo a la autoconstrucción. “Lo pensamos, lo planeamos, pero no teníamos las herramientas para la concreción que hoy, efectivamente podemos comprobarlo”, celebró.

 

“Luego de conformar la cooperativa conseguimos la financiación en Nación para este proyecto de 39 viviendas. El IPV acordó que en principio fueran 10 para evaluarnos. El dinero llegó a la Provincia y allí hubo un montón de trabas burocráticas que debimos ir sorteando”, recordó Javier Branca.

 

Ya con la cooperativa conformada y el proyecto en camino, los fondos asignados no podían cobrarse para comenzar la obra. “Empezamos a peregrinar nuevamente la Legislatura por una Ley que le permitiese al IPV, a través de la Provincia, entregar el dinero a la Cooperativa y allí contamos con el apoyo de la Legisladora que trabajó con la Dra. Rosana Bertone y concretar la aprobación que resultó unánime por parte de la Legislatura”, subrayó.

 

Branca contó que pasaron tres años de trámites, con lo cual el dinero previsto para la construcción de las viviendas parecía no alcanzar. “Nos dieron el dinero y nos dijeron que podíamos hacer 5 casas y sin terminar porque para 10 no nos iba a alcanzar”.

 

Sobre la contienda de la construcción en proceso, Branca recordó momentos de incertidumbre: “Tuvimos mucho temor, pensamos que no llegábamos con el dinero. Comprobamos que comprando el 100 por ciento de los materiales en Ushuaia abaratábamos costos y además, contribuimos con nuestro granito de arena al comercio local y al sostenimiento de los puestos de trabajo en el rubro de la construcción y esto hace aún sentir más orgullo por el logro de este proyecto”, sostuvo.

 

En el proceso de presupuestos, compra y construcción “fuimos armando lazos con los comerciantes del rubro, podríamos haber comprado en el continente como hacen las grandes empresas. Esto es uno de los principios del cooperativismo, poder dejar algo en la comunidad, nosotros dejamos el dinero de la construcción de nuestras viviendas”

 

Por último, Branca destacó que el sistema utilizado para la concreción de este tipo de construcciones es “la administración del dinero de los adjudicatarios. Cuando uno delega a las empresas y en consecuencia al Estado no hay resultados como estos”.  La inversión para 10 viviendas de 75 metros cuadrados fue de poco menos de 9 millones de pesos, “que si se otorgaba la obra a una empresa rondaba los 19 millones”.

 

La Ley provincial N° 1064 aprobó en diciembre de 2015 un convenio suscripto entre la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación y el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). El convenio, posibilitó la construcción de 10 viviendas de más de 75 metros cuadrados cada una, en dos plantas, con dos habitaciones, cocina y baño completos, comedor y living, que serán abonados por los adjudicatarios en cuotas.

¿Compartís la nota?