PAÍS

Mauricio Macri cierra este martes su gira por la Patagonia y parte a Brasilia a encontrarse con Bolsonaro

Mauricio Macri visitó por primera vez Santa Cruz y Tierra del Fuego desde que asumió la Presidencia y completó este lunes sus visitas a todas las provincias, justo en el final de sus vacaciones y en vísperas de su viaje a Brasilia.

Mauricio Macri cierra este martes su gira por la Patagonia y parte a Brasilia a encontrarse con Bolsonaro

El Presidente cerró a última hora del lunes el primer día de su activa gira por la Patagonia, que mañana terminará con un encuentro con el vicegobernador de La Pampa en el hotel Rayentray de Puerto Madryn, Chubut. Allí se reunió pasadas las 19 de este lunes con Mariano Arcioni, el gobernador de Chubut.

Macri aterrizó a última hora del domingo en Ushuaia a bordo del Tango 04. Fue recibido por Juan Carlos Arcando, el vicegobernador de Tierra del Fuego, que aseguró a través de sus redes sociales que el saludo fue "estrictamente protocolar".

Esta mañana, el jefe de estado se reunió con directivos de las empresas Newsan y Mirgor, esta última que fundó hace años con Nicolás Caputo, el más íntimo de sus amigos.


La visita por Tierra del Fuego, que no había pisado desde que asumió la administración central, fue fría. En esa provincia Macri registra sus peores mediciones. Como en Santa Cruz.

Al mediodía, el Presidente desembarcó en El Calafate. El encargado de recibirlo fue Pablo González, el vicegobernador, aunque entrada la tarde mantuvo un encuentro privado y luego un acto en el complejo hidroeléctrico Cóndor Cliff, a poco más de 100 kilómetros de la villa turística, con la gobernadora Alicia Kirchner.

La llegada de Macri a Santa Cruz fue la más esperada de este viaje, el inicio de la agenda oficial del jefe de Estado tras sus vacaciones en Villa La Angostura, donde descansó junto a su familia desde el 22 de diciembre pasado.

Al igual que Tierra del Fuego, el Presidente nunca había visitado el territorio gobernado por el kirchnerismo desde hace casi tres décadas. Santa Cruz presenta una particularidad: tanto Macri, como la mandataria, como la ex presidenta Cristina Kirchner y Eduardo Costa, el senador y candidato a gobernador de Cambiemos, presentan números negativos en relación a su popularidad.

La ex presidenta, sin embargo, tiene una ventaja sobre el resto. Es la razón por la cual su cuñada buscaría su reelección en la misma fecha con los comicios presidenciales, a la espera de que Cristina Kirchner oficialice su candidatura. A Costa, en cambio, se le disminuyen las chances en una boleta acompañado por Macri.

El jefe de Estado tuvo un discurso conciliador al lado de Alicia Kirchner. Pidió "tirar todos en la misma dirección" a pesar de las diferencias. La relación entre la gobernación santacruceña y la Casa Rosada fue desde el inicio de la gestión de Cambiemos mucho menos conflictiva que la grieta entre el macrismo y el kirchnerismo a nivel nacional: la mandataria encontró auxilio del Gobierno nacional en la feroz crisis financiera que heredó de Daniel Peralta.

Tras el encuentro con la gobernadora, Macri se reunió durante unos pocos minutos con Costa, que había terminado el 2018 con chispazos con el gobierno por su ausencia en el Senado durante la votación del Presupuesto. Cambiemos apuesta por el senador para terminar con le hegemonía K que gobierna la provincia desde 1991.

Este martes, el Presidente recibirá al vicegobernador de La Pampa, Mariano Fernández, en lugar de Carlos Verna, que prefirió faltar a la cita. El encuentro será el último de la gira. Después del mediodía, Macri partirá hacia Brasilia a bordo del avión oficial junto a los ministros Nicolás Dujovne, Jorge Faurie, Patricia Bullrich, Oscar Aguad y Dante Sica.

El miércoles tendrán una amplia agenda con Bolsonaro y parte de su gabinete. Recién después de ese viaje, Macri volverá hacia Buenos Aires: antes de que termine el verano deberá definir junto a mesa chica el calendario electoral, en especial en la provincia de Buenos Aires.

¿Compartís la nota?