MUNDO

Voraz incendio ha obligado a desalojar a 40,000 personas en el norte de California

La llamas del 'Camp Fire' en el condado de Butte, al norte de Sacramento, se propagaron muy rápidamente y han arrasado con 18,000 acres. El alguacil del condado de Butte refirió que hay reportes no confirmados "de algunas muertes".

Voraz incendio ha obligado a desalojar a 40,000 personas en el norte de California

Los fuertes vientos en la Sierra del Norte del California ha extendido rápidamente los incendios forestales, obligando a las autoridades emitir órdenes de evacuación y al gobernador a declarar estado de emergencia.

El incendio, bautizado como Camp Fire, comenzó a las 06:30 am de este jueves cerca de Camp Creek Road, en el condado de Butte, a unas millas al norte de Sacramento, capital del estado.

Las llamas avanzan a una velocidad de hasta 50 millas por hora, que la cadena CNN calculó en 80 campos de fútbol por minuto. Ya ha hecho arder 18,000 acres.

El recién electo gobernador Gavin Newsom declaró el estado de emergencia en el área y ha solicitado fondos federales para ayudar a los afectados. Newsom cifró en aproximadamente 40,000 residentes el número de residentes del Condado de Butte que han sido evacuados.

Newsom se desempeña como gobernador en funciones mientras el gobernador Jerry Brown viaja fuera del estado.

El alcance total de la destrucción es aún desconocido, pero las autoridades creen que hasta 1,000 estructuras han sido destruidas y la mayoría de ellas se encontraban en el Paraíso, dijo un portavoz del Departamento de Bomberos (Cal Fire).

Por el momento no se tiene constancia de ningún fallecido, pero sí hay varios desaparecidos y múltiples personas han sufrido quemaduras de gravedad.

"Hemos recibido reportes de algunas muertes. Esos reportes aún no han sido verificados", dijo el alguacil del condado de Butte, Kory Honea, en una conferencia de prensa.

Lo que más preocupa a las autoridades es que es imposible de contener en estos momentos. El capitán John Gaddie, del Departamento Forestal y Protección de Incendios de California, indicó que aunque no se han reportado víctimas mortales, un número aún desconocido de personas han resultado heridas y cientos de estructuras han sido destruidas.

Residentes de las localidades de Pulga y Paradise, 90 millas al norte de la capital californiana, debieron ser evacuados desde la mañana del jueves. Por la tarde se emitieron órdenes similares para los habitantes de Magalia, Concow, Butte Creek Canyon y Butte Valley.

Otras 30,000 personas están sin electricidad en los condados de Butte y Plumas.

"Las cosas empezaron a explotar"
El incendio también obligó a la evacuación de pacientes del hospital principal de Paradise a hospitales en Oroville y Chico. Alrededor de 3,300 estudiantes y miembros del personal de las 11 escuelas de Paradise fueron evacuados en autobuses y automóviles de empleados a un centro en Chico, dijo el superintendente de Escuelas del Condado de Butte, Tim Taylor, a CNN.

Gina Oviedo, residente de Butte, describió mientras huía una escena devastadora en la que las llamas se tragaban las casas, se escuchaban estallidos y los postes del tendido eléctrico caían.

“Las cosas empezaron a explotar”, dijo Oviedo. “La gente comenzó a salir de sus vehículos y a correr”.

Scott Lotter, concejal de Paradise , que evacuó la localidad junto a su familia, declaró al diario The Sacramento Bee que "el pueblo entero está en llamas" y describió un escenario de "horror y caos" en que las carreteras se encuentran colapsadas por el tráfico y los automóviles abandonados.

"Toda la ciudad se está quemando", dijo Bob Van Camp, un residente de Paradise que escapó en su motocicleta, al canal de televisión local Action News Now. "Tuvimos que atravesar las llamas para llegar hasta aquí", dijo desde la carretera entre Paradise y Chico.

Un oficial del cuerpo de bomberos de California dijo a la agencia de noticias Associated Press (AP) que tiene informes de varios cientos de estructuras que han sido destruidas en el norte de California, pero las autoridades dicen que no tendrán un recuento exacto hasta que puedan ingresar al área.

El jefe de CalFire del condado de Butte, Darren Read, aseguró que la destrucción en la ciudad de Paradise podría ascender a más de 1,000 edificaciones. Los funcionarios han ordenado a la ciudad de aproximadamente 27,000 personas evacuar el área.

Un fotógrafo de AP encontró negocios y hogares destruidos o en llamas, incluyendo una tienda de licores y una estación de servicio. El gobernador interino de California, Gavin Newsom, ya declaró el estado de emergencia en el área.
 

¿Compartís la nota?