MUNDO

Pandemia global

Rechazó jubilarse para atender pacientes infectados de Covid-19 y murió de coronavirus

Una enfermera con 50 años de trabajo no quiso retirarse para ayudar durante la pandemia. Le costó la vida.

Rechazó jubilarse para atender pacientes infectados de Covid-19 y murió de coronavirus

Después de más de 50 años como enfermera de la sala de emergencias, Betty Grier Gallagher se había ganado con creces el derecho a retirarse. Pero, según los que la conocían y la amaban, ella no podía. Ella se preocupaba mucho por lo que estaba pasando durante la pandemia de coronavirus.

Gallaher trabajaba en el turno de noche en el Centro Médico Coosa Valley de Alabama, su preferencia, según su hijo, para poder ser mentora de las enfermeras más jóvenes. Conocida en el hospital como la "Srta. Betty", le encantaba ser su caja de resonancia, su terapeuta personal y su "madre del trabajo".

Se aseguraba de que todos con los que trabajaba se alimentaran todas las noches. Cuidaba de sus pacientes de la misma manera que cuidaba de su familia y sus compañeros de trabajo, que se convirtieron en su propia familia. Ella era, según sus seres queridos, la enfermera favorita de todos.

Así que cuando la pandemia de Covid-19  comenzó en marzo, los  compañeros de trabajo de Gallaher le pidieron, por su seguridad, que se quedara en casa.

Pero sentarse no era propio de ella. Sabía que sus colegas y la comunidad la necesitaban, así que continuó trabajando hasta que se infectó de coronavirus en diciembre. 

Gallaher murió a causa de Covid-19 el 10 de enero, un día antes de cumplir 79 años, en el mismo hospital donde trabajó durante gran parte de su carrera. "No lo hizo para destacar", dijo su hijo Carson Grier Jr. "Lo hizo porque así es como era... es su vocación".

¿Compartís la nota?